medical equipment on an operation room

“Soy una sobreviviente al Covid-19 y es algo más que hay que resistir”

soreviviente 1

María Ramis de 63 años labora en Buenos Aires Argentina

Soy una sobreviviente, el coronavirus es algo más que hay que resistir”, declara María Ramis, una recicladora que trabaja en una cooperativa que continúa su labor en la ciudad de Buenos Aires durante la nueva fase de aislamiento más estricto.

Compra cubrebocas de forma segura en la Tienda Amazon

cubrebocas

Desde su casa en Liniers, Ramis aseguró que “nosotros tenemos bien en claro que si dejamos esto, podemos perder todo. Si bien el Gobierno (de la Ciudad) nos da incentivos económicos y un lugar para trabajar, si dejamos esto, no podemos vivir”.

“Yo sobreviví a la Triple A, a la dictadura militar, a la violencia de género, a quedarme sin laburo, así que esto (la Covid-19) es algo más a lo que hay que resistir. Soy una sobreviviente y voy a sobrevivir también a esto”, dijo con voz llorosa.

Gran parte de los 100 trabajadores de la cooperativa accedieron a continuar su labor porque son amas de casa, aunque Ramis aclaró que “muchos hombres son los que recularon por el miedo al virus o algunos están trabajando pero con mucho temor”.

“Esto es muy fácil, nos morimos de hambre o nos mata el virus”, recordó Ramis que dijo una trabajadora cuando en el inicio de la pandemia consultaron a los integrantes de la cooperativa si querían seguir trabajando.

María platica que esta enferma de hipertensión arterial y admitió ser consciente de que es “una persona de riesgo ante la Covid-19”, pero sostuvo que “no alcanza con el incentivo”.

El Gobierno argentino provee a 12 cooperativas (de las cuales 8 están activas en la pandemia) que reciclan materiales de grandes generadores de residuos, un galpón en comodato, uniformes y un estipendio económico, a modo de incentivo, de 17.100 pesos por mes a cada uno. Además, ofrece un almuerzo en un comedor y “el material que recuperamos, lo vendemos y ese dinero queda para nosotros”, describió Ramis

“Falta mucha decisión política para reorganizar socialmente a los recicladores urbanos en todas las jurisidicciones del país”, dijo y recordó una poesía: “Las palabras de (Juan) Gelman son para este momento. ‘Hay que aprender a resistir, ni a irse ni a quedarse, a resistir; aunque seguro habrá más penas y olvidos'”.